Saltar al contenido
Proyecto Amigo| Iñaki García

Lo que deberías saber antes de abandonar un blog o proyecto web

Abandonar un blog
También te puede interesar: LA LISTA MÁS GRANDE DE TIPOS DE TURISMO

El 95% de los proyectos web no duran más de un año. La estadística es brutal, emprender está de moda, sin embargo, parece que en la mayoría de ocasiones nos arrepentimos pronto. Si estás en ese momento en que estás pensando en abandonar un blog o directamente ya ni te acordabas de que lo tenías, quizás con este post te repienses esa opción.

No soy un experto blogger, ni siquiera un SEO que te pueda dar las claves para resucitar tu proyecto web y hacer que Google se enamore de él, pero como la mayoría que llevamos mucho tiempo por aquí, sé que de fracasar se aprende y yo abandoné una web que posiblemente nunca debí dejar de lado.

Hace poco me explicó una amiga que iba a contratar a un conocido para que le hiciese una página web. Quería mejorar su marca personal y conseguir clientela para su nuevo trabajo, pero sus referentes en la web eran páginas que distaban mucho de ser sitios que imitar para adquirir los clientes que no estaba consiguiendo en el Offline.

Su referente era una vendedora con una web de lo más simple, un formulario y un blog abandonado. Su fama era conocida por mi amiga y gente de su entorno, pero parece que ahí había más trabajo offline que online por lo que me ofrecí a asesorarla.

Lo que he aprendido después de crear 15 páginas web

Realmente no soy un experto en la creación de páginas web, pero con la práctica y sobre todo la experiencia he aprendido varias cosas que hace diez años cuando empecé en esto no sabía:

  1. No pagues mil euros por tu primera página web. Si eres novato con un WordPress te puede ser suficiente para crear un proyecto serio. Hay tutoriales maravillosos en Youtube, gratis y que posiblemente cubran de sobra tus necesidades. Algo similar a la gente que se compra móviles de 800 euros para usar solo el WhatsApp.
  2. No pagues mil euros por tu primer logo-cabecera. Que conste que no quiero cargarme el negocio de los diseñadores, pero si estás metiéndote por primera vez en este mundo vez a Fiverr y gástate 10 euros en un logo y tira pa’lante. Si la web funciona ya pagarás lo que haga falta por un logo, un programador, redactores o lo que quieras.
  3. Sé ambicioso, pero no te pases (por lo menos en tus inicios). Querer hacer una web para que te encuentren por una palabra clave tan común como electricista quizás es bastante arriesgado para empezar. Tira de Long Tails para empezar (por ejemplo, electricista en Barcelona) y puede que acabes llegando a posicionarte muy bien en esa palabra tan común. O en cristiano, será más fácil que te encuentren en Google buscando electricista en Barcelona que electricista a secas, una cuestión de competencia.
  4. No lo hagas solo. Si quieres hacer un proyecto medianamente grande pide ayuda a alguien, ya sea un amigo, alguien interesado en el tema o algún familiar, pero no te pongas en las espaldas un macroproyecto para ti solo porque posiblemente morirás en el intento.
  5. Aprende a delegar. Si estás ya en un proyecto con gente, no intentes controlarlo todo siempre, confía en la gente que lo hace contigo, edúcala para que puedan hacer el trabajo como quieres que salga y focalízate en tu parte.
  6. Planifica con tiempo. Sobre todo a nivel de contenido llegará un día que si no planificas no se te ocurrirá que poner y ahí posiblemente comience la cuesta abajo de tu proyecto. Si vas a hacer un proyecto serio te recomiendo que vayas con un mínimo de tres meses de ventaja sobre lo que vas a publicar y si puede ser más mejor.
  7. Haz una web simple. En mis primeros proyectos tenía una gran obsesión con el diseño, la web debía ser la más espectacular jamás vista y en ello gastaba muchísimo tiempo buscando la ideal. Al final acababa comprando algún tema de ThemeForest que me ilusionaba y sí, tenía una web bellísima, pero había perdido mucho tiempo, dinero y posiblemente esa web no estaba del todo optimizada lo que provocaba que fuera más lento de lo esperado.
  8. Establece rutinas y no te rindas aunque no veas los resultados a corto plazo. No siempre es fácil seguir escribiendo cuando ves que varios artículos no han funcionado de la manera que esperabas, sin embargo, cuanto más contenido crees más cariño te va a coger Google. Y si te quiere Google, amigo, el resto es pan comido.
  9. No te enamores de tu contenido. Si quieres ganar dinero o posicionarte en internet cuenta que lo que te gusta a ti no tiene porque gustarle a los lectores. No te digo que escribas únicamente sobre lo que te pide la audiencia pero tenla en cuenta.
  10. Diferénciate de la competencia. No hagas lo que hace todo el mundo. Si quieres escribir sobre la noticia del día no lo hagas cómo lo hace todo el mundo, busca un nuevo punto de vista, otro formato o lo que sea, pero si eres igual que el resto posiblemente acabes siendo invisible. Marca la diferencia.

Motivos para abandonar un blog y cómo contrarrestarlos

Todo el mundo puede tener sus razones y sus circunstancias para dejar de lado su proyecto web, pero voy a intentar darte un poco de luz sobre algunos casos concretos y cómo podrías darle la vuelta a la situación.

Me he creado un blog personal y ya no sé de qué hablar

PROBLEMA: Te falta un objetivo.

POSIBLE SOLUCIÓN: Intenta darle algo de sentido a esa web y céntrate en algún aspecto en concreto para que la página puede tener recorrido. Aunque sea un blog personal llega un momento en que nos podemos aburrir de hablar de los temas que nos interesan, céntrate en uno que te apasione y exprímelo al máximo.

Tengo una web especializada, pero ya no encuentro temas sobre los que tratar

PROBLEMA: Faltan ideas.

POSIBLE SOLUCIÓN: Nueva estrategia de contenidos o amplificación de recursos para sacar temáticas.

Para lo primero, puedes buscar artículos que te hayan funcionado y especializarlos mediante palabras long tail. Por ejemplo, si tienes un artículo que te funciona sobre Arroz con Pollo puedes hacer otro que te sirva para ampliarlo que puede ser Arroz con Pollo con verduras y buscar varias alternativas más y luego que esos nuevos artículos apunten al inicial con enlaces internos.

Para lo segundo, si crees que ya has dicho todo lo que sabes sobre un tema siempre puedes amplificarlo contestando a las preguntas que hace la gente a Google. Para ello está la página web www.answerthepublic.com que es maravillosa para escribir artículos contestando a las dudas de los usuarios.

Mi web no tiene visitas

PROBLEMA: Encontrar la manera de conseguir tráfico

POSIBLE SOLUCIÓN: No hay una respuesta única para este motivo, pero si muchas posibles soluciones. Va a depender de tu objetivo y los métodos que has empleado.

Cómo consigo visitas para mi web

  • Haz un contenido que se merezca ser visto. Si ofreces una web de poca calidad, pues difícilmente subirás en visitas.
  • Comparte en redes sociales. Es la manera más rápida para empezar.
  • Practica el SEO: No hace falta ser un experto pero puedes probar por escribir tus artículos pensando en una palabra clave, dando respuestas al usuario sobre lo que se pregunta con preguntas en H2 y respuesta en texto normal, haciendo unos enlaces en tu web que tengan lógica e infinidad de cosas más que puedes implantar, sin embargo, la mejor práctica de SEO es contestar una duda que tenga el usuario y darle un contenido de calidad (si puede ser vistoso, con infografías, vídeos…todo suma)
  • Artículos de invitado en otras webs de tu sector. Si tienes algo que puede ser interesante para tu competencia pues ofrécete para un artículo de invitado, si te da carta blanca te puede dar mucha visibilidad y facilitar el aumento de visitas.
  • Facebook Ads. Sí, la opción de pagar publicidad no es delito ni siquiera tiene porque ser cara.
  • El Offline también cuenta. El boca a boca debería ser lo primero para cualquier proyecto. Cuéntale a todos tus amigos qué estás montando, puede que no te sirva para conseguir muchas visitas más pero te puede dar para una buena conversación a unas malas.

No consigo ganar dinero, pese a tener visitas

PROBLEMA: Encontrar el mejor modo de monetización.

POSIBLE SOLUCIÓN: Dependerá de tu proyecto y lo que quieras ofrecer. Maneras de monetización en Internet hay muchísimas. Para webs de contenido la mejor opción suelen ser los cursillos o los infoproductos, aunque requieren tiempo y especialización. Google Adsense también te puede dar dinero de una manera más pasiva, sin embargo, necesitarás mucho tráfico. En cambio, si tiene una web de nicho, lo mejor suele ser la afiliación. También puedes ofrecer servicios, aunque es de las formas de monetización que menos me gustan por una cuestión de tiempo, para escalarlo, a diferencia de los otros modos, deberás contratar a gente ya que las horas seguirán siendo las mismas 24 de cada día.

Me falta motivación para seguir escribiendo sobre un tema

PROBLEMA: Qué hacer cuando ya no quieres escribir.

POSIBLE SOLUCIÓN: Date un tiempo. Aunque puede ser contraproducente porque puede incitarte a dejarlo definitivamente si ves que es cómodo no hacerlo o no te reporta nada, date una semana sin escribir y esa semana aprovecha para desconectar. Pasada la semana haz una lista de posibles temas y haz el que te resulte más sencillo, el próximo día haz el segundo más sencillo y así hasta que te encuentres uno que te vuelva a producir la sensación de no querer escribir. Entonces tira esa lista y repite el proceso: una semana de relax y lista nueva.

No veo resultados

PROBLEMA: Paciencia, malas praxis, sector sin audiencia, sector muchísima competencia…

POSIBLE SOLUCIÓN: En el mundo del internet, al igual que el que hay fuera de la red, el éxito al momento ocurre en muy pocas ocasiones. Aunque parezca que con un blog nos podamos comer el mundo en un rato, lo cierto es que en el mayor número de los casos vas a necesitar paciencia. Si eliminamos esa cultura del éxito rápido de la ecuación conozco pocas páginas que lleven más de cinco años escribiendo a menudo que no sean referencias en su nicho. Así que no desesperes y haz un contenido de calidad y con continuidad.

Cuando el problema viene de haberse creado como enemigo a Google copiando contenidos o haciendo malas praxis para el buscador trampeando, ahí solo queda una tabula rasa y hacer las cosas bien. Google es un inquisidor, pero podemos sugerirle que nos quiere: Contenido y continuidad.

El problema del sector es más complejo. Si tu nicho es muy pequeño hay que adaptar esos objetivos. Si estás buscando audiencia en un sector que solo tiene 1000 visitas al mes pues debes valorar tus visitas en cuanto a esos números. Por el contrario, si el sector es muy competido entonces tu contenido necesitará ser épico, extenso (+2000 palabras), visualmente agradable (negritas, vídeos…) y también necesitarás tiempo, ya que la autoridad del sitio es muy valorada por Google y ahí necesitarás lo anterior: Contenido y continuidad.

Por qué dejé un proyecto web y aún me arrepiento

En 2013 decidí cerrar la página web Masliga.com, un proyecto empezado tres años antes y que me dio muchísimas buenas tardes. Masliga era una web de fútbol que tenía como idea principal darle la palabra a los que sabían de fútbol para aprender al máximo sobre este deporte (no sobre lo externo que le rodea) e igualar en trato a los 20 equipos de la liga española haciendo dos crónicas por cada partido de liga, una realizada por un cronista del equipo local y otra que se encargaba de hacer el cronista del equipo visitante.

Ese proyecto lo inicié mientras estaba en la universidad y apenas tenía idea de hacer webs, por lo que fui aprendiendo bastante sobre la marcha sobre el tema de crear una página y también cómo gestionar un medio de comunicación en el que escribían más de 60 personas. Por lo que fue un máster avanzado en todo: periodismo, fútbol, gestión de grupos, wordpress, community manager, networking, etc.

Por supuesto, el proyecto tuvo sus altibajos y sus errores graves, la mayoría por inexperiencia de un servidor que en aquel momento entre otras cosas no sabía cómo monetizar una web, cómo combatir un ataque de hackers, cómo viralizar contenidos en redes sociales y cosas así que fui aprendiendo sobre la marcha.

Después de tres años la web tenía cierta repercusión, tuve una oferta sobre la mesa que no acepté por una cuestión de control de contenidos, logró su pico de calidad en el último año con artículos memorables y las visitas no estaban nada mal con las cinco cifras de manera habitual. Sin embargo, el proyecto lo acabé cerrando por una cuestión personal.

Masliga me vació, con menos de 25 años había hecho en tres años ese máster que no me daba un día de descanso sin contestar 10-15 meils, corregir 10-15 artículos, publicar otros tantos y con la sensación de que ya no tenía tiempo para aquello que había creado la web: para escribir sobre fútbol. En tres años había pasado de periodista a director de periódico sin haber hecho los pasos habituales. Bajé la persiana, le pedí disculpas y agradecí a todos el esfuerzo y comencé mi carrera como la había pensado desde un inicio, desde el anonimato de un agencia.

Visto ahora, con todo lo que tengo en la mochila, estoy convencido que equivoqué el paso. Ese proyecto no debía haber cerrado, pero entonces ignoraba muchas cosas que ahora sé (y he probado).

  1. La perfección no existe. En aquellos tiempos vivía obsesionado con hacer el mejor producto futbolístico de internet, en ocasiones creo que lo logré desde mi punto de vista, pero no lo disfruté pensando en cómo mejorarlo. Con el paso del tiempo me he dado cuenta que la perfección era lograr que cada día hubiese algo nuevo y original en la página, que hubiese contenidos que ahora están en librerías, que hice amistades que perduran y para valorarlo en ese momento debía haber delegado más.
  2. El purismo es bueno, pero no vende periódicos. No es que haya que venderse al marketing o al click bait, pero en ocasiones perdimos público por hacer todo demasiado académico. Hay que saber llegar a la gente.
  3. No renovar un dominio que lleva tres años funcionando muy bien es una mala idea. Cuando cerré Masliga no tenía ninguna intención de volver a ponerme con ella en el corto plazo por lo que no renové el dominio y ahí murió la cosa. Ahora la web se vende por 2,295 euros, es lo que tiene una web con enlaces de la autoridad de Marca o Sport. Desconocía la importancia de esos enlaces en aquellos tiempos.
  4. Siempre hay alguien que puede aguantarte el proyecto. Cuando la dejé estaba vaciado y uno de los motivos fue no poder darles ni un duro a todos aquellos que colaboraron en aquel entonces en aquella locura que monté, estoy seguro que a estas alturas la web estaría generando bastante pasta simplemente con haber continuado existiendo aunque la hubiese llevado otra persona.
  5. Una página es lo mejor que puedes hacer para conocerte. Si quieres ponerte a prueba en todos los sentidos, intenta mantener una página activa y hazlo con gente. Ahí aprenderás, harás amistades y sobre todo verás de qué pasta estás hecho. Y sobre todo, persiste. Al final todo va de eso, de seguir avanzando.

Conclusiones

Si vas a abandonar un blog o un proyecto web primero de todo identifica cuál es el problema: motivación, organización, material…y luego plantéate en serio que beneficios puede aportarte dejar ese proyecto en el que gastaste tiempo para idearlo y ponerlo en marcha.

Por lo general, y como he explicado anteriormente, son pocos los sitios de internet que llevan más de cinco años dando contenidos periódicos que no han conseguido ser reconocidos en su sector y monetizar su página a un buen nivel. Para lo del contenido simplemente necesitas trabajo y algún recurso que te puede facilitar la vida, para lo del dinero simplemente encuentra la manera ideal para monetizar tu página, internet es un sitio para maravilloso para encontrar esa información.

Y piénsalo bien, si decides abandonar un blog, quizás algún día quieras volver a comprarlo y tengas que pagar más de 2000 euros por un dominio que te costó 9,95 cuando te hiciste con él.


Postdata: Os dejo el enlace del libro-hijo que salió de Masliga.com, un manual para aprender de fútbol que fuimos desgranando en todo un año y acabó saliendo en papel. ‘Las Grandes Escuelas del Fútbol Moderno‘ de Álex Couto Lago, un libro que os recomiendo encarecidamente.