Saltar al contenido
Proyecto Amigo| Iñaki García

El periodista perfecto: retrato robot del buen periodismo

Periodista Perfecto
También te puede interesar: LA LISTA MÁS GRANDE DE TIPOS DE TURISMO

En esta entrada vamos a intentar crear un monstruo de Frankenstein que se dedique al periodismo. ¿Qué características tendría el periodista perfecto? Si pudiésemos hacer una redacción All-Star, ¿qué periodistas elegiríamos para ese periódico ideal?


Las 20 características del periodista perfecto

Un buen periodista debe tener una serie de cualidades que le ayuden a la hora de hacer su trabajo. Unas herramientas que llevará consigo y que se pueden entrenar.

A continuación os mostraré una lista con periodistas que pueden ejemplificar dicha cualidad, sin embargo, el objetivo no es idolatrar a estas personas ya que hay otros periodistas anónimos que pueden ser igual o mejores en ello, pero no son reconocidos.

Nota: Usad esta lista como referencia para aprender, no tiene otro objetivo. Esta lista es subjetiva y está realizada con periodistas españoles o relacionados con España.

Asumir Riesgos

La valentía es una de las cualidades que debe tener un periodista perfecto. La intrepidez es una de las facultades que más pueden ayudar a hacer periodismo de calidad.

No hace falta ser un periodista de guerra para ello, ya que se puede hacer poniendo en un aprieto a alguien poderoso por poner un ejemplo, pero en las guerras se puede aprender más que ningún otro sitio sobre las personas.

El periodista que destacaría en este aspecto sería Javier Espinosa, quien daba ciertas pistas de lo que te puedes encontrar en una guerra en una entrevista para Jotdown:

Me parece muy interesante algo que ocurre en los conflictos bélicos, y es que las personas se reducen a su estado más puro: la gente que es mala se hace supermala, y la que es buena, superbuena.

javier espinosa
Javier Espinosa

Capacidad de síntesis

¿Es posible destapar cómo es un hombre en un párrafo? Eliminar lo superfluo y llegar a la esencia de todo debe ser uno de los objetivos del periodismo de calidad y por ello tener una buena capacidad de síntesis es fundamental.

El periodista que mejor ejemplifica esta cualidad es Enric González, capaz de revelarte cómo funciona una ciudad o una afición con apenas unos pocos párrafos. No me cansaré de recomendar su recopilación de crónicas sobre el fútbol italiano: Historias de Calcio.

Capacidad de improvisación

Estar preparado para cualquier situación es algo para lo que se le prepara al máximo al periodista durante la carrera de periodismo. Ese aprendiz de todo y maestro de nada que es el que se dedica a esta profesión necesita una capacidad innata para sacar adelante cualquier disposición de la realidad.

Uno de los maestros en salir de apuros en directo en Antonio García Ferreras, quien habitualmente se encuentra con situaciones que requieren de unas buenas tablas para poder reconducir la información hacia lo que importa.

“Ahora la voracidad de la inmediatez es inmensa gracias a las nuevas tecnologías, a internet o a las redes sociales. Aprovechémonos de sus ventajas, perfeccionemos sus fragilidades y combatamos sus riesgos”

Conocimientos amplios

Dominar el tema que se trate es muy importante para un buen trabajo periodístico. Cuanta más profundidad haya en el conocimiento del periodista, más información útil podrá ser revelada a la audiencia.

Gonzalo Vázquez es uno de los mejores periodistas de España, sin embargo, su especialización en el baloncesto NBA hace que no sea del todo conocido para el gran público, aunque sus trabajos sobre la liga estadounidense, ya sea en cuanto a seguimiento diario como con magníficos reportajes hacen las delicias de sus seguidores.

Gonzalo Vázquez
Gonzalo Vázquez

Credibilidad

Es posible la cualidad más difícil de conseguir y la más importante. El valor de un periodista lo indica lo creíble que es para la gente lo escucha, lee u observa. Dar una información sin ser testigo directo y parecer creíble no es tan sencillo como parece y conlleva años de trabajo con rigor.

Uno de los referentes en cuanto a credibilidad en España es Iñaki Gabilondo. El periodista vasco puede hablar de la guerra de Irak o de cómo hacer un pastel y parecer igual de creíble. Un maestro.

El propio Iñaki Gabilondo daba su fórmula para conseguir credibilidad en una entrevista que le realizaron alumnos de la Universidad de Barcelona:

“La garantía de la credibilidad solo se consigue con una fórmula que suscribo, pero que no he inventado: credibilidad = decencia + tiempo. Si queréis credibilidad, que la necesitaréis en todos los casos, necesitaréis acumular decencia y tiempo. Solo con tiempo no vale, solo con decencia tampoco”

Curiosidad

La profundidad de una noticia suele estar relacionada con el grado de compromiso del periodista con la información y sobre todo con la curiosidad que posee para desvelar lo que se esconde tras los hechos evidentes.

Encontrar los por qué e incluso los para qué no siempre es algo difícil y requiere de una intuición que suele venir de la educación recibida, pero que también se puede entrenar.

Jordi Évole, criticado por muchos periodistas por su poder mediático, es también uno de los periodistas que más están haciendo por buscar respuestas a preguntas que los poderosos no quieren que salgan a la luz. Al César lo que es del César.

“El día que deje de hacer algo por el miedo a que me juzguen, habrá llegado el momento de coger la maleta y largarse». 

Discreción

Regla básica del periodismo: El periodista no debe ser el protagonista de la noticia. En ocasiones parece complicado, pero es un arte que dominan los grandes periodistas.

Dicha cualidad de discreción es fundamental para los periodistas de investigación, donde llamar la atención puede fastidiar un trabajo periodístico y puede tener consecuencias incluso personales.

Uno de los maestros de la discreción es Pepe Rodríguez, uno de los pioneros en el periodismo de investigación en España. Temas como la religión o las sectas requieren ser muy hábil en cuanto a sagacidad.

Dominio del lenguaje

La herramienta más potente del periodista es la palabra y dominarla es tener mucho ganado ya sea de manera escrita u oral. Elegir las palabras adecuadas y el tono para cualquier situación no siempre es sencillo, pero todos los periodistas te recomendarán leer mucho para aumentar tus capacidades.

Uno de los maestros de la palabras es Manuel Jabois, un hombre que enamora con sus elecciones. Recuperando las columnas de opinión donde los grandes literatos demostraban sus habilidades con la palabra como han hecho tiempo atrás escritores como Paco Umbral o Camilo José Cela, ahora Manuel Jabois es la pluma favorita del periodismo español.

Manuel Jabois
Manuel Jabois

Empatía

Comprender al Otro es importante en este oficio para poder profundizar más en las cuestiones que tienen que ver con personas. Para encontrar los porqué en la mayoría de ocasiones hace falta entender a la gente, por ello es requisito imprescindible ser empático.

Una de las mejores entrevistadoras de este país, sobre todo por esa cualidad que domina a la perfección es Julia Otero. La periodista gallega destaca por saber ponerse en la piel del otro.

La propia Julia Otero reveló en una entrevista para geocities que usa la empatía en las entrevistas antes de atacar los temas serios:

“Creo que doy algunas vueltas antes de atacar. Lo hago, yo diría, con guante de terciopelo, sutileza, seducción y complicidad hasta conseguir llegar a ellos”

Espíritu crítico

Cuestionar lo que hay delante es necesario para un periodista. Poner en tela de juicio desde los principios hasta los valores nos puede hacer que no idealicemos al que tengamos delante, aunque este sea un hombre de élite en su profesión.

Esa mirada alejada y crítica nos acercará más a ese ideal de objetividad que se busca en el periodismo. El espíritu crítico es el paso siguiente tras la curiosidad y requiere de una gran concentración y conocimientos (o al menos ganas de obtener dichos conocimientos).

Uno de los referentes en ello es la cronista Leila Guerreiro, quien pese a no ser española es una de las plumas más reconocidas del periodismo hispano-hablante. Sus crónicas y sus perfiles no tienen nada que envidiar a los mejores periodistas del mundo.

“Hay que tener curiosidad, paciencia, saber qué quieres contar, hacer una muy buena tarea de reporteo y escribirlo asquerosamente bien. No hay fórmula, pero si quieres una se me ocurre esa.”

Honradez

Aunque ser objetivo es el ideal, eso es imposible. No nos engañemos, el periodismo es subjetividad. Sin embargo, eso no quiere decir que se haya de bajar la calidad por ese motivo.

El buen periodista es honrado y justo con la información que posee. El periodismo no debe sucumbir a las presiones y buscar la verdad debe ser su objetivo último.

Uno de los claros ejemplos de las buenas prácticas periodísticas es Alfonso Armada, quien demuestra en cada uno de sus reportajes su amor por el periodismo de batalla.

“El buen periodista es el que sale a la calle con la mirada de un niño”

Iniciativa

Hay noticias que hay que ir detrás de ellas, algunas se esconden y todas tienen puntos de vista que no han sido explicados. Por ese motivo, la iniciativa debe ser una de las cualidades del buen periodista.

Saber ver el blanco y el negro y ser capaz de ir en busca de los grises en cualquier información demuestran espíritu aventurero, algo necesario para el periodismo.

Jordi Pérez-Colomé es un buen ejemplo de cómo darle una vuelta de tuerca al periodismo. Durante el mandato de Barack Obama en Estados Unidos dio en España información semanal sobre el presidente estadounidense que no estaba dando ningún medio tradicional en la prensa española.

Integridad

Mantener la coherencia cuando la información no es del gusto del periodista es complicado, sin embargo, los maestros del periodismo saben torear estas situaciones con maestría.

Pese a que el medio para el que trabajas te ponga en dilemas morales, saber mantener la integridad ética es vital. La lucha entre el clic y la información debe ganarla este segundo para un buen periodismo.

Ramon Besa representa al periodista íntegro. En un medio en que ha cambiado prácticamente todo de cara al exterior en busca de una reinvención basada en palabras clave y clicks, Besa se mantiene en pie sin titubear siendo el cronista de cabecera del Barça al que respetan azulgranas y madridistas por igual. ¿El motivo? Una cualidad que no está de moda: la integridad.

“Recomiendo a cualquier periodista que para completar su formación se pase por una sección de deportes, porque le hará mejor, más creativo e imaginativo, dispondrá de más recursos, y por una agencia de noticias, porque aprenderá a ser anónimo y le pasará cualquier ataque de importancia o tontería”.

Memoria

Conocer el pasado para entender el presente. No hay buen periodista sin una mochila llena de conocimiento, leer debe ser una prioridad porque como decía un famoso periodista español: “Hay que leer como si te fuera la vida en ello, porque realmente te va la vida en ello”.

Estar informado es una herramienta de gran utilidad para poder cazar las mentiras o medias verdades que pueden intentar colarte las fuentes y es por ello que siempre hay que ir un paso por delante.

Elegir un solo periodista para esta cualidad no ha sido nada fácil ya que hay maestros de la documentación como pueden ser Alfredo Relaño o Fernando Sánchez Dragó que sería difícil obviar, sin embargo, creo en mi caso el referente es el argentino Ezequiel Fernández-Moores, un periodista por el que tiemblan políticos.

Pasión

Como todo en la vida para ser bueno hay que ponerle amor. La pasión es una de las claves para hacer un trabajo bien hecho. Sin embargo, hay que entender bien el concepto.

No confundamos un periodista pasional con un periodista de bufanda, un periodista pasional hará lo que haga falta para conseguir estar lo más cercano posible de la realidad de los hechos, se informará, buscará fuentes, trabajará los textos con el cariño necesario y comunicará sabiendo lo importante que puede llegar a ser esa información. Lo otro no es más que enfundarse los colores de unos intereses concretos para emitir una noticia.

En este caso vuelvo a remitirme a un periodista de Sudamérica. En este caso, el venezolano Ignacio Benedetti, quien es capaz de transmitir su pasión por el oficio tanto en televisión como en radio o prensa escrita. Imprescindibles sus ‘Correspondencias de un náufrago‘ en el medio de comunicación de otro de los grandes, Martí Perarnau.

Previsión y Planificación

Asumir grandes temas no es siempre fácil y ello lleva una carga elevada de trabajo que requiere sobre todo estas dos cualidades que siempre van unidas: previsión y planificación.

Saber dominar los tiempos no es fácil, pero es una de las herramientas que diferencia un periodista bueno de uno no tan bueno.

En España, uno de los periodistas que más temas capaces de tumbar gobiernos ha sido Pedro J. Ramírez. Por su despacho han pasado informaciones de todo tipo y la previsión y planificación han hecho que sus diarios se hayan caracterizado por ofrecer los grandes temas como si fuesen seriales televisivos. Todo por la audencia.

Rigor

La precisión y el rigor es algo por lo que un periodista gana puntos en cuanto a credibilidad. Contrastar los datos y los hechos no debe pasarse por alto en ninguno de los casos.

Pasarse de puntilloso en esta profesión está lejos de estar mal visto ya que si se busca la verdad hay que eliminar cualquier dato dudoso de la ecuación.

La periodista más reconocida en España por esta cualidad es sin lugar a dudas Ana Pastor. Su crudeza en muchas de sus entrevistas tienen que ver con poner el rigor como caballo de batalla.

Ana Pastor
Ana Pastor

Saber escuchar

Una de las herramientas esenciales del periodista es la entrevista. Para tener una buena información hay que hablar con gente y saber escuchar lo que te quieren contar.

Además esa escucha debe ser activa en busca de conseguir la mejor información posible para el producto que se esté preparando.

Entre los mejores entrevistadores de este país se encuentra Lu Martín, quien destaca por su capacidad por sacar de los entrevistados información que a veces ni siquiera ellos saben cómo contarla, pero gracias a las habilidades del periodista consiguen que sean material de calidad.


Este sería el retrato robot del periodista perfecto para un servidor. Como dije al principio del artículo, los nombres solo son referencias subjetivas que espero que sirvan para todos aquellos que se estén iniciando en este maravilloso oficio para aprender y sacarle el máximo jugo posible. No descarto en próximas fechas ir entrevistando a estos referentes para ampliar más en busca del buen periodismo.

Si crees que faltan características o crees que otros periodistas las personalizan mejor házmelo saber en los comentarios. ¡No te cortes!