Saltar al contenido
Proyecto Amigo| Iñaki García

Técnicas para generar ideas para escribir

Técnicas para generar ideas
También te puede interesar: LA LISTA MÁS GRANDE DE TIPOS DE TURISMO

¿De qué escribo? Seguro que si tienes un blog esa es una pregunta que te habrás hecho en algún que otro momento. Ha llegado la hora de darle unas líneas en Proyecto Amigo a recetas y técnicas para generar ideas para escribir, algo que nos puede salvar la vida cualquier día.

Antes de empezar quiero que te hagas una pregunta.

¿Por qué no sé de qué escribir?

Después de hacértela y reflexionar unos minutos sobre ella seguro que las ideas comienzan a ponerse en orden.

Hay infinidad de motivos que nos hacen que no sepamos por qué no nos llegan las ideas (que no las ganas) para escribir un buen tema en tu blog. Analicemos las principales causas:



El foco

Si tienes un blog de variedades, como puede ser este mismo, en el que escribes de lo que te apetece, lo más seguro es que llegue un día que no encuentres una idea sobre qué escribir.

Es una paradoja bastante curiosa ya que, a priori, tu blog está creado para que puedas hablar de cualquier tema, algo que no es posible en un blog especializado, y esa misma dispersión hace que no encuentres la prioridad para ninguna de las ideas que se te pasan por la cabeza.

Esa falta de objetivo o de foco te pueden llevar a pasar bastante tiempo sin publicar (me ha pasado), pero tiene una sencilla solución.

Enfócate
Enfócate

El consejo que te daría es que jugaras a especializarte. Y no, no quiero que conviertas tu blog de reflexiones personales en un blog especializado en algo concreto (sobre todo si ya tienes una audiencia).

Me explico: si ya tienes un blog creado para variedades no hace falta que lo conviertas de la noche a la mañana en un blog especializado, pero puedes hacer semanas o meses temáticos según tus motivaciones.

Al final, si le das algo de cuerda a los temas que te motivan en ese tiempo te acabarán saliendo ideas por doquier. La cuestión es que durante ese período de especialización te centres solo en ese tema y le saques todo el jugo que puedas.

Aquí en ProyectoAmigo.com tuve, por ejemplo, mi época de hablar de turismo y me puse como objetivo hacer el mejor post sobre tipos de turismo de internet. No sé si lo logré, pero me sirvió para salir de una de esas crisis creativas.



He agotado el tema

“Llevo varios años hablando sobre una misma temática y creo que ya le he dado respuesta a todo lo que está la gente buscando en Internet”

(más abajo os daré una herramienta para qué sepáis qué busca la gente).

Si crees que te pasa, posiblemente (a no ser que el nicho en cuestión sea muy pequeño y ya seas el mayor experto de la matería) haya llegado la hora de sacarle jugo a un recurso que hace que las ideas nunca se acaben.

Si crees que ya has hablado de todos los temas, entonces ha llegado la hora que los pongas en cuestión.

Vaso lleno
Vaso lleno

Para ello lo mejor es hacer entrevistas y buscar opiniones nuevas (cada maestro tiene su librillo).

Si ya lo has hecho, entonces haz artículos a partir de lo que has aprendido en ellas, haz una review, busca contraposiciones con otras fuentes, etc.

Otro ‘hack’ que te puede ayudar es seguir actualizado. Para ello la mejor manera puede ser crearse avisos en Google que te adviertan cuando alguien escriba algo nuevo sobre tu temática.



Me he saturado

“Llevo mucho tiempo escribiendo sobre un tema y ha llegado un punto que ya no se me ocurre nada y me agobia”.

Aquí te daré la solución sencilla (sobre todo si no te tienes que ganar el pan escribiendo sobre ello): Descansa. Date un tiempo prudencial: un día, una semana o un mes. Tampoco mucho más, porque seguramente pierdas el ritmo o encuentres otras cosas que te gusten y te pueden dispersar de tu objetivo.

En caso de que te tengas que ganar la vida con ello y necesites sí o sí temas nuevos lo primero que debes hacer es repasar el ABC sobre la temática que estás escribiendo: ¿me he dejado algo esencial sin contar? ¿he dado los puntos de vista habituales sobre el tema?

Lo segundo sería buscar la concreción: ¿Sobre este tema he dado todos los puntos de vista? ¿He profundizado lo suficiente? ¿Puedo profundizar más? ¿He hablado con los expertos? ¿He dado soluciones a los problemas de la gente? ¿He dado herramientas?

Y en tercer lugar, podríamos llegar de nuevo a lo hablado en el apartado anterior: Hacer nuevas entrevistas y mantener actualizado. Siempre se puede encontrar un punto nuevo.

La saturación es algo bastante común
La saturación es algo bastante común

Otro ‘hack’ que puede servirte es cambiar tu manera de enfocar los temas. Te he escrito 50 temas sobre las naranjas, sobre qué tipo de vitaminas tiene, sobre cómo pelar una naranja, sobre por qué las naranjas de Valencia son mejores que las de otro lugar, etc. ¿Cómo salgo de esa monotonía? Profundizando y cambiando la manera de mirar.

Si ya has escrito sobre que tipo de vitaminas tienen, ha llegado la hora que hables sobre otro alimentos pueden tener esa vitaminas; si has escrito sobre cómo pelar una naranja, aprovecha y habla de los utensilios que necesitas, sobre cómo pelar otras frutas, etc; si has escrito las naranjas de Valencia, pues habla de qué hace que allí salgan así, habla con gente del campo y que te expliquen cómo se cultivan…



Estoy empezando y no encuentro ideas

En este caso, obviamente leer es el consejo inicial. Busca la temática que quieres hablar y Googlea un poco, te recomiendo que lo hagas en varios idiomas si tienes la posibilidades.

Sin embargo, en este caso, una buena herramienta para saber de qué escribir es utilizar la web Answer The Public. Es muy sencilla, pones la palabra clave de la que tienes intención hablar y seleccionas el idioma y te aparecerán en unos segundos todas aquellas intenciones de búsqueda que tiene la gente que busca esa palabra en cuestión. Esta herramienta es adictiva, aviso.

Answer The Public
Answer The Public

Otra manera de encontrar ideas está relacionado con Google. Cuando hagas una búsqueda en la parte de abajo de la página hay un apartado que se llama Búsquedas Relacionadas. Ahí Google te da pistas sobre temas que podrías escribir.

Otra buena herramienta es Keyword Shitter. En este caso tienes que trabajar sobre una palabra clave. Vas a la página, pones la palabra que quieres buscar y la herramienta te dará una cantidad de palabras relacionadas enorme. Buen material para empezar. Shit Keywords!



Técnicas para generar ideas

Después de analizar los motivos que nos hacen que no encontremos ideas, ahora vayamos a algunas recetas y recursos que nos pueden servir para conseguir buenas ideas.

La lluvia de ideas

No por clásico deja de ser potente este recurso.

¿En qué consiste?

Coge papel y boli y concéntrate en una temática y apunta todo lo que se te ocurra. Y cuando digo todo es todo, incluso lo obvio.

No valores las ideas, solo apunta.

Apunta frases sueltas para recordar la idea o palabras.

Hazlo gráfico: Señala ideas con flechas, círculos, corazones o lo que quieras.

Lluvia de ideas
Lluvia de ideas

Explorar el tema

Estudia un tema a partir de una lista teórica de aspectos a considerar.

En este caso puedes usar dos métodos:

  1. La estrella: Seis preguntas esenciales y responderlas.
  2. El Cubo. Seis versiones de un hecho a partir de seis puntos de vista diferentes.

En este segundo método ya comienzas a tener material que te podrá servir luego para escribir.



Desenmascarar palabras clave

En este caso el procedimiento es sencillo.

Identifica palabras clave, que tengan una carga informativa relevante.

Haz una lista de todos elementos relacionados con esa palabra clave.

Y a partir de las nuevas ideas que te puedan dar esas palabras relacionadas reestructura el escrito que tenías en mente.

Tomar notas

Lleva siempre contigo un bloc de notas. Lo hacen los grandes escritores como Stephen King, si lo hace él que ha escrito tropecientos libros, debe ser útil.

Apunta ahí cosas que te inspiren durante tu día. Como la lluvia de estrella, no te cortes, en cualquier lugar puede haber un temazo.

Frases para empezar

Coge un folio y haz una lista con seis frases iniciales que te pueden servir para tratar temas.

Puede valer casi cualquier estructura, aunque dependerá del tipo de escrito que quieras hacer.

Seguro que te suena el trilladísimo inicio de los cuentos de “Érase una vez…”. Pues ese es un ejemplo válido.

Escritura automática

Dicen que todo en la vida es empezar, así que coge papel y boli o teclado y aporréalo. Escribe rápido todo aquello que se te vaya pasando por la cabeza en ese momento.

Después de cinco minutos para y ahí tendrás un texto posiblemente muy deficiente, pero que te puede servir de texto base sobre el cual trabajar y pulir.

En algunos círculos lo llaman escritura libre, yo lo llamo empezar.

¡Así que empieza!