Saltar al contenido
Proyecto Amigo| Iñaki García

El Messi épico

Messi festejo
También te puede interesar: LA LISTA MÁS GRANDE DE TIPOS DE TURISMO

No sabemos todavía qué le queda de fútbol a la carrera de Leo Messi (esperemos que sean muchos años), pero parece que el crack argentino ha cambiado el chip de cara a las últimas pinceladas de su lienzo. Después de perder de nuevo con su selección el pasado verano y ver cómo sus sueños de albiceleste cada vez están más cerca de no cumplirse -la situación de la selección argentina no invita a pensar en títulos-, Messi ha renovado su plan para perdurar en el recuerdo y convertirse en un Messi épico.

Como si los más de 500 goles, 5 balones de oro, 4 Champions League (y 25 títulos más con un Barça al que ha cambiado su historia) y unos Juegos Olímpicos no fueran suficientes para alzarlo en lo más alto del podio de los elegidos que corona mentalmente un Diego Armando Maradona que posee el título que más anhela Messi, un Mundial, el azulgrana parece haber decidido dejar huella de otro modo que por ahora le habíamos visto en pocas ocasiones.

UN MESSI ÉPICO PARA ACERCARSE A MARADONA

Porque en Argentina (donde Leo Messi gobierna, pero no reina) todavía el jugador del FC Barcelona no ha conseguido ponerse a la altura de Maradona, pese a tener un palmarés y un regularidad mayor que la del “pelusa”, parece que impostado o no Messi ha establecido un plan maestro para recuperarle terreno. Maradona tiene el corazón de Argentina ganado habiendo sido un canchero, un jugador salvaje que daba la impresión de nunca rendirse y con un carisma fuera de dudas; Messi gana desde lo racional, porque es el mejor, porque tiene que hacerlo y lo hace en silencio, o por lo menos lo hacía.

Maradona y Messi
Maradona y Messi, la eterna comparación

En los últimos meses, posiblemente desde que rompió a llorar tras perder de nuevo una final con Argentina, lo que le llevó a un cambio de look que él mismo reconoció como revitalizador, Leo Messi está comenzando a mostrar al mundo que tiene alma, hasta entonces sabíamos de sus arrebatos por historias de vestuarios, las típicas que contaban los futbolistas que han jugado con él y que te decían que si lo enfadabas era capaz de coger el balón irse de todo el equipo y ganarte el partido. Incluso esas historias parecían tener más carisma contadas por sus compañeros que verlas al argentino hacerlas y celebrarlas, ya que para Messi eso podía ser lo normal.

Ahora, como en la historia ya tiene un hueco enorme aunque se acabe retirando sin un Mundial, Leo Messi quiere hacerse un hueco en el corazón de todos. En el cerebro todos recordaremos sus goles por su gran habilidad y periodicidad para lograrlos, pero parece que alguien le recomendó que aprendiese a celebrarlos, a disfrutarlos de puertas a fuera, a demostrar que es humano, algo que se vio en sus lágrimas con Argentina, y parece que se lo está tomando en serio.

UN AÑO DE POSTALES

Esta temporada 2017-2018 para Leo Messi ha sido la que posiblemente le haya dado más enemistades y, por supuesto, también más enamoramientos. Los niños quieren regatear como Neymar, pero celebran como Messi. Muchas de estas ostentaciones tras los goles posiblemente no hayan gustado nada a las aficiones rivales como hizo en Valencia encarándose con la grada o en el Santiago Bernabéu cuando anotó contra el Real Madrid en el descuento para darle la victoria a su equipo y enseñar su ’10’ a la afición del eterno rival.

Messi épico
Otra de las postales de Messi

Leo Messi no ha renovado por el Barça y por agradecimiento (o despedida) está dejándose querer por una afición que lo había amado, pero hasta el momento solo había correspondida por un cariño que se transmitía en goles y títulos, una gran manera, pero que te hacía más aplaudir que llorar. Andrés Iniesta, otro jugadores de similares características carismáticas, sabe que hacer llorar a un aficionado, si es para bien, es lo más grande que le puede pasar a un futbolista como demostró con sus dos puntuales goles que recuerda todo el barcelonismo y toda España y parece que Messi, el Messi épico, también quiere su Iniestazo.

No es que Messi no tenga goles resolutivos en partidos importantes y celebraciones para el recuerdo, pero ahora, cuando su carrera ya comienza a acercarse a su último tramo, y con su renovación en el aire, parece que el crack argentino, por fin, ha aceptado devolver el cariño a la afición como esos jugadores que te entran al corazón sin meter mil goles, haciendo que la afición también sea partícipe de su historia.


Si te ha gustado el post el Messi épico no olvides compartirlo en tus redes sociales, pero hazlo ya, no lo dejes para después. Y dale ‘Me Gusta’ a la página de Facebook de ProyectoAmigo si quieres enterarte de los nuevos artículos cuando salgan.