Saltar al contenido
Proyecto Amigo| Iñaki García

La geometría del éxito en el fútbol y el baloncesto

Phil Jackson
También te puede interesar: LA LISTA MÁS GRANDE DE TIPOS DE TURISMO

Este artículo sobre la Geometría del éxito fue publicado para elminuto90.es (11 septiembre 2012)

Nueve claves para tener éxito atacando:

  1. Olvidar el “Yo” y pensar en “Nosotros”
  2. El ataque debe penetrar la defensa
  3. El ataque debe aprovechar toda la pista
  4. El ataque debe proporcionar el espacio correcto. Intentar que la defensa tenga que hacer las ayudas lo más lejanas posibles
  5. El ataque debe asegurar el movimiento de balón y jugador con una finalidad
  6. El ataque debe crear buenas posiciones de rechace y un buen balance defensivo en todos los lanzamientos
  7. El ataque debe dar al jugador con balón una oportunidad para pasar el balón, una línea de pase segura
  8. El ataque debe utilizar las habilidades individuales de los jugadores
  9. El ataque ideal debe ser universal, debe poder atacar cualquier tipo de defensa

¿Os suena de algo? Discurso esencial del manual del buen entrenador, principios que habitualmente salen en las ruedas de prensa de Mourinho, Guardiola (ahora Tito Vilanova), Villas-Boas, Allegri y muchos más. Me consta que es cultura de academia de entrenadores también.

Pues bien, todas esas claves no son de un libreto de fútbol, son los principios básicos de la idea de juego de Phil Jackson y su triángulo mágico ideado metodológicamente por Tex Winter. Con esas bases el exentrenador de Chicago Bulls y Los Ángeles Lakers se convirtió en el entrenador más laureado de la historia de la NBA con un total de 11 anillos.

Curiosamente ese libreto no se aleja del de un entrenador de fútbol de éxito, el propio Phil Jackson al ser preguntado por si conocía los métodos de José Mourinho reconoció que “el fútbol es un deporte muy parecido al baloncesto en el que continuamente se está corriendo en triángulos. Ambos tienen grandes grupos de jugadores y en ellos es vital la química del equipo”.

Y no, Phil no tenía conciencia de los métodos del portugués. En esos triángulos vive la escuela holandesa. Johan Cruyff estaba obsesionado con la sencillez de la geometría y parece que le fue realmente bien, y sus discípulos no fueron menos.

Más baloncesto. John Wooden, mejor entrenador de la historia de la NCAA (Liga de Baloncesto Universitaria de Estados Unidos) con un total de 10 títulos a sus espaldas, es otro de esos inspiradores.

En busca de una definición perfecta del éxito elaboró su propia pirámide del éxito: En la base: Trabajo, Entusiasmo, Amistad, Lealtad y Cooperación; antes de la cumbre tres claves: Carácter, Confianza y Competitividad; y en la cima el Éxito: “La paz interior que resulta directamente de la autosatisfacción de saber que has hecho todo lo posible para ser tan bueno como eres capaz”.

También suena a Mourinho, a Guardiola, a los grandes. El primero, Phil Jackson, fue un entrenador de jugadores, en la NBA no hay tiempo con 82 partidos por temporada como mínimo para profundizar mucho en entrenamientos; el segundo, John Wooden, fue un formador, los jugadores universitarios que ha tenido durante su carrera como mucho los podía tener un máximo de 4 años; del tercer entrenador que os quiero hablar es de un competidor, Zeljko Obradovic, campeón de 8 Euroligas en los últimos 20 años.

Veamos un poco de sus principios:

“No hay receta del éxito, ir al gimnasio cada día y mejorar”

“Kukoc tuvo un cambio impresionante en dos años. ¿Gracias al talento? NO, gracias al trabajo (…) El talento solo significa que el jugador más rápido y más fácil puede aprender algo”

“Hay que adaptarse al entorno y condiciones. Solo un tonto no cambia nunca.”

“Nadie empieza a jugar al baloncesto antes de empezar a amar al baloncesto”

“Los jugadores son los que transmiten la filosofía del club”

Trabajo, adaptación, amor por el deporte y la importancia de los jugadores. Más coincidencias. En realidad no es sorprendente, el baloncesto como el fútbol se puede extrapolar a muchísimas situaciones de nuestra vida, de hecho, el deporte al fin y al cabo es una actitud para afrontar todo.

¡Sigue los pasos de la geometría del éxito!