Saltar al contenido
Proyecto Amigo| Iñaki García

Jacinto Elá o cómo usar el libro ‘Fútbol B’ para reinventarse

Fútbol B
También te puede interesar: LA LISTA MÁS GRANDE DE TIPOS DE TURISMO

Que Jacinto Elá ya se considere escritor es algo que no me sorprende. Antes de conocerlo ya sabía que era alguien que tenía muchas cosas que contar y su libro ‘Fútbol B‘ solo fue una consecuencia lógica de una carrera futbolística bastante curiosa, pero ahí había más de desahogo que de trabajo de escritor. Ahora con el segundo libro ‘Diario de un futbolista pobre‘ podremos ver un trabajo más artesano, más de escritor y estoy convencido que será algo digno de leer.

Como os dije antes, sabía que tenía muchas cosas que decir antes de conocerlo porque supe de su existencia por un programa de radio que relató su singular carrera futbolística, una que pasó de ser mejor jugador del mundo infantil sin posiblemente ser el mejor jugador de su equipo a intentar la aventura antes que nadie en la Premier League con la marca España, sin embargo, las circunstancias y las lesiones le mandaron por otro camino lejos del éxito futbolístico. Un camino más cercano a la enseñanza y la escritura.

El pasado 2017 sacó su primer libro ‘Fútbol B‘, del que pude echar un cable en la edición, y nos reunió el día de Sant Jordi (el día del libro en Cataluña) para explicarnos cómo había sido su experiencia con su primer libro, un libro que se autopublicó a través de Amazon y se encargó él mismo de hacerle el marketing correspondiente. No se puede decir que empezara en el mundo de la escritura por el camino fácil, algo que le ha reportado muchos aprendizajes que muestra en la charla que podréis leer a continuación.

Os dejo con Jacinto.



FÚTBOL B: Un libro que nació de una reacción

Llevaba tiempo escribiendo de fútbol en mi blog y vinieron los de TV3 y me dijeron que me querían sacar en el programa ‘Tot un món’ hablando de mi trabajo. Yo trabajo en un colegio y querían hablar con una persona que tuviera raíces de otro país y que estuviera integrada de alguna manera en la sociedad catalana.

Yo les dije que sí, pero como no me gusta la televisión tenía que hacer algo para mejorarla y no quería salir en la tele diciendo “trabajo en un colegio”, si sales en la tele tienes que hacer algo como los de ‘Got Talent’.

Me preguntaba qué podía hacer yo y pensé: cojo las cosas que he escrito y escribo un libro. Así de fácil y aprovecho que voy a salir en la televisión para tener publicidad.

El asunto es que yo estaba escribiendo el libro que va a salir ahora (Diario de un Futbolista Pobre), el problema es que le quedaba mucho para que estuviera. Así que cogí el esqueleto de ese libro e hice un libro que sirve como manual o decálogo para padres, futbolistas y curiosos del fútbol.

Entonces cogí mi blog y de los 300 capítulos que tenía escogí los mejores y los metí. Y hablé con la chica de TV3 y le avisé que quería salir en el programa, pero que me diera tres meses. Y en esos tres meses hice el libro de Fútbol B, me puse a saco y una vez terminado la avisé para salir en el programa y ahí empezó todo.

Fue salir ahí y me empezaron a dar bola y pensé que no podía perder el foco del libro. Así que el libro no fue una iniciativa propia, fue una reacción.

Releyendo y repensando para construir ‘Fútbol B’

Tuve que repasarme todos los artículos que tenía para ver qué podía interesar y eso fue lo complicado porque el blog lo llevaba escribiendo desde el año 2011. Ahí había muchas cosas que las puedo pensar igual ahora y otras que han cambiado. En 7-8 años cambia mucho la forma de pensar, pero yo quería sacar cosas que fueran útiles a cualquiera que se acerque al fútbol porque yo que he sido futbolista me hubiese gustado saber muchas cosas en su momento. Por ello quería hacer un manual para que le sirviera al futbolista durante toda la vida.

Son temas que la gente los vive y ni los tiene en cuenta. Con mi hermano lo hablé mucho porque él jugó a fútbol y, aunque en divisiones diferentes, vivió situaciones parecidas como cambiar de ciudad cada seis meses.

Cualquier lugar es bueno para escribir si puedes conseguir horas de calidad

Ahí tenía un problema. ¿Dónde vas a escribirlo? ¿En tu casa tranquilamente? No. Para escribir un libro necesitas mucho tiempo. Necesitas una o dos horas de calidad sin interrupciones al día. Empecé escribiendo en el trabajo, luego a la hora de comer me iba a la cafetería y hora y pico y ni comía, luego me levantaba a las 7 y pico y me iba a las lavanderías 24h a escribir porque ahí nadie te echa. Iba todas las mañanas y mucha gente se pensaba que vivía ahí. Incluso me llegaron a ofrecer ropa.

También escribía en la parada del autobús, me sentaba, sacaba mi libreta y escribía durante una hora. Así es como fui construyendo la disciplina. Con los hobbies tienes que tomártelo muy en serio para que los demás te empiecen a tomar en serio. Eso es lo más difícil.

El objetivo es ser Julio Iglesias

Uno de mis objetivos es borrar que Jacinto era futbolista, ya no quiero ser futbolista, ni exfutbolista, ni nada parecido. Ahora puedo decirlo: ya no soy futbolista, soy escritor. Soy privilegiado, lo estoy haciendo. Cuesta quitarte la etiqueta de futbolista porque si has jugado 20 años a fútbol o has hecho cualquier otra profesión te van a seguir viendo como tal, pero mi objetivo a cinco años vista es ser Julio Iglesias. Porque él jugaba a fútbol, pero ¿quién dice que Julio Iglesias era futbolista? Nadie, dicen que es un cantante que jugaba a fútbol y yo quiero ser un escritor que jugaba a fútbol.

Escribe porque lo necesitas

Quiero ser escritor porque estoy todo el día escribiendo, no por la fama. Lo dice Charles Bukowski: no escribas para ligar más, no escribas para hacerte más famoso ni para tener más dinero, escribe porque lo necesitas porque escribir es desangrarse. Yo cuando el niño era pequeño y ya había cenado, le decía a mi pareja: “me voy a desangrar”. Ella me respondía: “no te cortes las venas”. Pero no, para mi desangrarse es que me voy a escribir durante dos horas. ¿Por qué es desangrarse? Porque los días que hacía dos horas y media al día siguiente estaba destrozado, hundido en la miseria, peor que hacer deporte o cualquier otra cosa.



La burbuja de la escritura

Cuando tienes familia es muy difícil sacar tiempo, pero tienes que conseguir que te respeten primero en casa para que luego te respeten fuera. Aunque hay mucho santo en la plaza y demonio en la casa, pero ¿cómo se consigue ese respeto? Siempre marcando las mismas horas para escribir, incluso dejando de lado a los amigos. Y no porque tus amigos sean menos que tú, sino porque te metes en otra burbuja, esta no es la del fútbol, pero es la que necesitas para escribir.

Yo me cerré en mi burbuja, mucho tiempo solo escribiendo, pero cuando más solo estoy escribiendo más estoy abierto con todo el mundo, cualquier cosa que hagáis vosotros sea buena o mala no os voy a juzgar porque a raíz de escribir creas personajes y te vas dando cuenta que todo el mundo tiene sus motivos para ser como es. Escribiendo he ganado mucho en eso.

Cuando la gente me pregunta cómo estoy siempre digo bien, siempre bien, porque cuando jugaba a fútbol estaba “mal”, tampoco estaba tan mal pero estás mal y te vas adaptando, porque al final la vida es que van pasando cosas y te vas adaptando porque todo el mundo tiene problemas, hasta los niños tienen problemas…

Y yo escribiendo, hablando de escritura, dándole bola al libro, y ahí me gano el respeto, porque yo me respeto.

Éxito de ventas de ‘Fútbol B’ y el motivo por el que respetar a los periodistas

Luego vinieron los de BeinSport. Me llamaron para un reportaje. Yo levanté la ceja y le mandé un WhatsApp ya que hacía ocho años que me retiré y tenía dudas. Les dije: “Si es para hacer el payaso no me saquéis, no me saquéis como un juguete roto ni como un pobrecito. Yo no quiero dar pena ni mucho menos”. Lo querían hacer bien y se hizo el reportaje.

El libro tuvo mucha publicidad, subieron las ventas y entonces comienzo a respetar a los periodistas porque como futbolista por deformación profesional siempre te caen mal. Pero a partir de ahí comencé a respetarlos porque empiezas a ver que todos los que te entrevistan te respetan mucho. Cuando ves que una persona sale en la prensa y queda como un tonto es que es muy tonto, porque los periodistas hacen todo lo posible para que parezcas listo. Al periodista le da hasta vergüenza hasta dejarte mal cuando dices algo que no procede.

El marketing es estar siempre presente

He aprovechado cada corte de vídeo de los programas en los que iba saliendo, ponía una frase y los subía a Instagram como un desesperado. La gente que me conoce me decía: “estás todo el día en Facebook”, pero realmente lo que estoy haciendo es currar. Cualquier cosa que pongo es para que os acordéis de mí y luego pueda mover gente. Todo es marketing.

El vicio de Amazon y el número de ventas

Amazon es como las tragaperras. Yo subo mi libro y controlo las ventas cada día. El ranking se va actualizando a cada hora y puedes estar a las 6 de la tarde el número 1 en venta y dos horas más tarde estar el 16. ¿Cuál es el problema? Es que lo vas mirando a todas horas. Luego voy por la calle y veo que vendo un libro y te sale un “TOMA” estés donde estés, pero te vuelves loco. Al final acabas haciendo juegos como los niños pequeños para no mirar el contador de Amazon durante cierto tiempo.

Cuesta mucho vender, influyen mucho los rankings y por ello siempre le digo a la gente que me ponga comentarios cuando compran el libro. No se vive tranquilo, porque realmente a mí lo que me gusta es escribir.



Lo difícil de escribir y el subidón de poder hacer cualquier cosa

Lo jodido de escribir es que no lo puedes compartir con nadie hasta que esté terminado. Te preguntan cómo llevas el libro y siempre con el “voy haciendo”. La gente se acaba preguntando si escribo una palabra al día y más o menos es así porque lo que escribes un día quizás lo acabes borrando al día siguiente. Es un no parar, tienes que ponerte todos los días a escribir, porque no esto no es cuando te viene la inspiración, es disciplina. Coges tal disciplina que crees que puedes conseguir cualquier cosa. La gente no es muy buena en las cosas porque sí, sino porque ha hecho las cosas muchas veces.

Cuando vender más de 600 libros sabe a poco y el aprendizaje que hay que sacar

La gente se piensa que me estoy forrando con los libros, pero no. Solo he vendido 600 libros este año, soloooooooo. Si con todo lo que he trabajado he vendido solo 600 libros es que tengo que trabajar mejor, no más porque tengo familia, pero sí mejor. Pruebo muchas cosas, voy intentando muchos formatos distintos y veo qué funciona y qué no. Si te equivocas no pasa nada porque de cada error se aprende, parece una frase hecha pero es así.

El segundo libro me va a costar mucho menos por todas las experiencias del primero. Lo del marketing me va a costar menos porque todos los periodistas que han contactado conmigo para el primero los tengo fichados y los periodistas siempre tienen hambre. Tienen hambre porque siempre quieren historias. Por eso me esmero en cómo contar las historias.

No hay que arrepentirse del pasado

¿Te arrepientes de tu trayectoria en el fútbol?

No, para nada. Porque si me hubiese salido todo bien qué podría contar. Yo soy fanático de los perdedores porque es el paso previo a ganar. Pero, ¿qué es ganar o es perder? Al final son batallas personales. Yo a mi mismo no me intento derrotar, me intento superar, si yo me derroto soy masoca.

Jacinto Elá
Jacinto Elá

Tener un hijo futbolista y lo que te da el fútbol

¿Te gustaría que tu hijo juegue a fútbol?

Si quiere jugar, sí. No voy a motivarle de momento a que juegue a fútbol. Lo que yo hice estuve muy bien, pero no sé si todo el mundo tiene ganas de pasar por ello. Si a mí me dicen de antemano que vas a jugar en el Hércules y te vas a romper la rodilla en un partido amistoso que no valía para nada y vas a estar un año lesionado, entonces quizás te lo piensas. Cuando lo pasas, lo superas. Pero he estado en equipos sin cobrar, ¿y disfrutabas? Sí, por momentos, es como una mala relación, un día bueno y nueve malos, pero el bueno vale la pena.

Está bien estar solo, porque cuando estás solo hablas mucho contigo y te escuchas. Eso me lo dio el fútbol, te da muchos ratos de esos, por eso no me arrepiento. Es un mecanismo que activa y todos lo tenemos y a veces no nos queremos escuchar y nos autosaboteamos. Si tú no te quieres escuchar, ¿quién te va a escuchar?

De lo que irá el segundo libro: ‘Diario de un Futbolista Pobre’

El hilo conductor es un futbolista que tiene 28 años y está entre dejar el fútbol o continuar e intentar llegar a segunda o primera división. ¿Por qué quiere alargar su carrera? Porque le da miedo trabajar. Por ello, el hilo es de fútbol, pero el libro no es de fútbol realmente, habla de los miedos que puede tener una persona, miedo por las responsabilidades y lo que nos cuesta afrontar esos miedos. Es bonita la historia porque el tipo pasa mucho tiempo solo y cuando uno está solo le pasan muchas cosas por la cabeza que si uno lo apuntara todo tendría un libro de filosofía estupendo. Todos somos filósofos.

El protagonista sueña con irse a jugar a Malta, porque sabe que en la primera división española no va a llegar, pero cualquier primera división del mundo le va bien. Y va por ahí, por las ambiciones y como todos sus sueños se están derrumbando. Él pensaba que con 28 lo tendría todo hecho, familia y tal, pero está perdiendo hasta la novia…

El consejo para que un futbolista sea feliz

El que dice todo el mundo: que viva el momento. Que te duela la rodilla no quiere decir que no seas feliz, pero parece que limitamos nuestras alegrías a cuatro cosas y quizás no necesitemos un iphone… Nuestra felicidad viene enlatada últimamente: ten un iphone, ten una familia, ten un perro, ten, ten, ten…pero cuándo eres tú, solo cuando estás solo delante del espejo. Yo no daría un consejo para ser feliz, ser feliz es estar bien y estar mal, no es otra cosa.

La importancia del feedback

A parte de salir en la tv, ¿qué te ha funcionado para promocionar el libro?

Twitter, Facebook y la prensa, pero la prensa ya viene por lo del fútbol. Aunque ni cuando jugaba a fútbol me hacían tantas entrevistas. Ni el 20%. Pero eso me da confianza, el feedback es bueno, ves un reconocimiento, te llegan mensajes de futbolistas en activo por privado que te dicen que han leído el libro y que les está funcionando.

No es un libro de autoayuda, pero estoy contando cosas que yo mismo vivía pero que no había contado a nadie porque te da vergüenza decir que te preocupan ciertas cosas porque el futbolista se supone que es es un tipo musculoso, deportista, joven y que no tiene problemas y los libros sirven para eso, para que otros cuenten las cosas que tú piensas pero nunca dices.



Cambiar la manera de relatar para el siguiente libro

¿Qué harás en este libro que no hiciste en el primero?

Son muy diferentes. En este puedo meter muchas más frases en boca del personaje y eso hace todo mucho más real. El personaje creo que llega a las entrañas del futbolista y de cualquier persona, porque dice cosas tan comunes como que su familia es rara. Todos lo pensamos y pocas veces lo decimos. Cuando presentas a alguien a la familia estás pensando “que no hagan lo de siempre”…

Ser cariñoso en el fútbol es fácil

¿Qué es lo último que has aprendido del fútbol?

Que ser joven es genial. Estás en forma, haces deporte y te sientes bien. El trabajo en equipo, los abrazos, porque cuando sales del fútbol no tienes tantos abrazos ni mucho menos. Eso es lo que más aprendemos, pero una vez acaba el fútbol es imposible ser así de cariñoso en el mundo real.

Eliminar el dolor para dejar el fútbol atrás

Muchas veces hablo como si todavía fuera jugador, pero desde que dejé el fútbol no he hecho ni una pachanga. Lo decía Luis Enrique en una entrevista hace poco que él hace triatlón, maratón y muchas otras cosas, pero fútbol no, porque te lesionas cada dos minutos. En el fútbol te acostumbras a vivir con el dolor de las lesiones, pero cuando lo dejas de sentir te das cuenta que ese dolor no era normal. Yo me dije: “No juego más porque ya no me duele nada” y no lo echo de menos.

Fútbol B: Lo que me habría gustado saber cuando era futbolista, y nadie me contó

10,40
1 Nuevo Desde 10,40€
1 Usado Desde € 25,09
Envío gratuito
Comprar
Amazon.es
A partir de julio 19, 2018 7:20 pm

Características

AuthorJacinto Elá Eyene
BindingTapa blanda
EAN9781520949901
EAN ListEAN List Element: 9781520949901
ISBN1520949901
Item DimensionsHeight: 781; Length: 506; Width: 34
LabelIndependently published
ManufacturerIndependently published
Number Of Pages150
Package DimensionsHeight: 47; Length: 772; Weight: 40; Width: 512
Product GroupLibro
Product Type NameABIS_BOOK
Publication Date2017-03-31
PublisherIndependently published
StudioIndependently published
TitleFútbol B: Lo que me habría gustado saber cuando era futbolista, y nadie me contó